Patricia Guillén

Semana Santa se aprovecha para pasar tiempo con la familia, con uno mismo o con amigos. Además, se convierte en la oportunidad perfecta para adquirir nuevos conocimientos mezclados con esparcimiento, lo cual queda comprobado al visitar la casa vinícola Tres Raíces.

Estas vacaciones de Semana Santa pueden ser el inicio de una tradición en la cual se emprenda un viaje extraordinario para conocer el origen y elaboración de vinos de calidad excepcional. Para este fin, Tres Raíces ha diseñado un paquete de visitas que fusionan sabor, cultura y diversión.

México se está consolidando como uno de los principales productores de vino y la casa Tres Raíces, ubicada en el estado de Guanajuato, es reconocida como productora de vinos auténticos y de calidad mundial.

Además de la elaboración de esta bebida, el propósito de Tres Raíces es crear aventuras únicas y fomentar el amor por el vino mexicano, por lo que su concepto incluye un hotel boutique homónimo y el restaurante Terruño, pensados para consentir a los visitantes a través de sabores y experiencias memorables.

El Bajío mexicano con sus condiciones geográficas y climáticas permitió que las vides traídas de Francia respondieran de manera única con lo que las uvas que se han cosechado permiten la creación de vinos únicos que pueden ser disfrutados tanto en el hotel boutique como en el restaurante Terruño.

Tres Raíces Hotel Boutique ofrece lujosas suites con amenities en módulos independientes; con servicio a la habitación, jacuzzi y piscina. Además cuenta con el servicio de préstamo de bicicletas para recorrer las instalaciones, las cuales están rodeadas de hermosos campos de vides y espectaculares montañas.

El remate a este encuentro con la naturaleza es el restaurante Terruño, con su propuesta de cocina de autor. El menú que aquí se ofrece está diseñado en torno al vino, ideal para maridajes. La oferta de catas también resulta atractiva, sin importar si se visita Tres Raíces solo o acompañado.

Hay catas especializadas, como la joven y la crianza, de media hora cada una; con costos de 300 y 500 pesos, respectivamente. A éstas se les puede agregar el recorrido por los viñedos con un cargo mínimo extra de $100 pesos.

Otra aventura que se puede disfrutar al visitar Tres Raíces en Semana Santa es la de convertirse en sommelier o enólogo por un día. En esta actividad se degustan algunas de las etiquetas que produce esta casa, como son: Nebbiolo Sangiovese, Gran Reserva, Blanco Joven, Sauvignon blanc crianza, Rosé, Tempranillo, Mistela, Merlot, Ensamble Tinto, Cabernet Sauvignon y Malbec, de las añadas 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020.

La experiencia se completa con el maridaje a tres y cinco tiempos, con un menú en el que se aprende a reforzar el sabor del vino con el complemento de platillos ideales. El menú de tres tiempos tiene un costo de $900 pesos por persona, y el de cinco tiempos, de $1,500 pesos por persona.

Planeado a desarrollarse a futuro en 60 hectáreas de viñedos y con la cava más grande en capacidad de Guanajuato, la vinícola Tres Raíces se encuentra en una de las zonas de mayor tradición vitivinícola de México, ya que en este municipio se encontraban los viñedos del Cura Miguel Hidalgo y Costilla, gran apasionado de las tertulias y el vino.

Comentarios de Facebook