Patricia Guillén

Durante la búsqueda de una ciudad más incluyente, tres mujeres valientes: Xóchitl Bravo Espinosa, Marcela Fuente Castillo y Ana Francis López Bayghen Patiño han derribado barreras y enfrentado luchas a favor de causas sociales de mayor demanda en la capital del país; con pasión y firmeza en cada paso dado han conseguido un objetivo más, ser diputadas de Morena en la II Legislatura del Congreso de la Ciudad de México.

De un tiempo a la fecha, el género femenino ha cobrado mayor presencia en sectores que antes era exclusivos de los hombres, ya sea en cargos públicos, medios de comunicación, política y también en el activismo, es así como las mujeres han brillado sobre las necesidades más apremiantes.

Entre todas esas mujeres guerreras a favor de los derechos humanos de la sociedad, las tres nuevas diputadas que se mencionan, protagonizarán con sus historias destacadas, así como ya inspiran a quienes las conocen, ahora llevarán su revolución al Congreso capitalino, sin estereotipos ellas quieren hacer historia.

Xóchitl Bravo Espinosa

Xóchitl Bravo Espinosa.

Xóchitl Bravo Espinosa es diputada local por Tlalpan en la II Legislatura del Congreso de la Ciudad de México, y vicecoordinadora de la Asociación Parlamentaria de Mujeres Demócratas, es una mujer de izquierda por convicción, de origen indígena y que toda su vida ha vivido en la alcaldía Tlalpan.

El trabajo que ya comenzó a realizar en el Congreso capitalino está enfocado principalmente en escuchar a la ciudadanía para apoyarlos a acceder a mejores condiciones de vida.

En su agenda legislativa resalta los derechos de las mujeres indígenas y migrantes que residen en la Ciudad de México.

Su primera iniciativa de ley presentada ante los legisladores del Congreso capitalino es la de visibilizar y erradicar la violencia obstétrica ocasionada a las mujeres indígenas.

También propuso que las iniciativas de los diputados y diputadas sean presentadas en un lenguaje llano, es decir, con claridad y precisión para acercar al parlamento de la Ciudad de México a la vanguardia, tal como ya ha sido adoptado en diferentes países, entre ellos, Canadá.

Bravo Espinosa también se ha posicionado contra el humo del cigarro, cuando afecta a niñas, niños y animales, tema que ha causado una polémica, siendo que la Ciudad de México es una de las ciudades más fumadoras de Latinoamérica. No obstante, para Bravo, como diputada progresista de esta legislatura, no tiene miedo a la polémica.

Marcela Fuente Castillo

Marcela Fuente Castillo.

Marcela Fuente Castillo es diputada local por el Distrito XV, alcaldía Iztacalco, a sus 26 años de edad, siempre ha sido vecina de la colonia Agrícola Oriental.

Feminista y luchadora de izquierda, Fuente Castillo se formó en los movimientos sociales estudiantiles de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Es miembro de las organizaciones Releva y Relevo, estructuras que promueven el empoderamiento económico de las y los millennials, así como el cooperativismo.

Para Fuente Castillo, el sentido de un representante popular es buscar que la legislatura dialogue y consense todas las iniciativas presentadas con la fuerza popular, con intereses gremiales y con los intereses de la mayoría de los ciudadanos.

Siendo una de las diputadas más jóvenes en el Congreso capitalino, ya cuenta con una base de apoyo, pues maneja un discurso actual que representa a un sector de la juventud crítico por la falta de condiciones laborales y de salud mental que imperan el ambiente laboral para muchas mujeres y hombres jóvenes.

Entre otros temas que impulsará están las contrataciones laborales por medio de aplicaciones el cual no está regulado; modificar los protocolos de atención cuando las mujeres sufren violencia, que el trabajo hecho en casa sea remunerado y reconocido; temas de género y una ciudad verde.

Ana Francis López Bayghen Patiño

Ana Francis López Bayghen Patiño, conocida ampliamente por su nombre artístico Ana Francis Mor, su formación como artista la llevó a explorar el activismo para abogar por los derechos de las mujeres y las personas LGBTTTIQ+.

En su carrera como dramaturga, escritora, actriz y cabaretera, considera al arte no sólo como placer estético, sino como medio político y revolucionario. En sus obras como parte del grupo Las Reinas Chulas se destaca la sátira política como expresión para la búsqueda de un mejor país

Como activista, Ana Francis ha impartido talleres y diplomados sobre derechos sexuales, liderazgo y género.

Actualmente estudia la maestría en teología y pensamiento contemporáneo en la Universidad Iberoamericana, a esta formación académica le acompaña un apoyo y activismo por la comunidad LGBTTTIQ+, en especial la visibilidad de la comunidad lésbica.

En su activismo también considera el uso transformador del arte y la cultura para la creación de una mejor sociedad, incluyente y equitativa. Ana Francis está comprometida con seguir estos principios y valores a través de su cargo como diputada local de la Ciudad de México y de igual manera está muy consciente de la necesidad de construir nuevos discursos en el hacer político.

El retrato de estas mujeres, madres, hijas y hermanas, han conseguido ganar luchas difíciles y con ellos lograr objetivos que se habían planteado, ahora, juntas las tres buscan eliminar obstáculos que limiten la igualdad entre hombres y mujeres, así como conseguir mejores oportunidades para los ciudadanos, sin discriminación, ni violación a los derechos humanos.

Comentarios de Facebook